Hacer ejercicio-s

Pentecostés es hoy
9 junio, 2019
Ejercicios de 8 días del 21 al 30 de agosto
31 julio, 2019
Mostrar todo

Al principio de sus conocidos Ejercicios Espirituales, Ignacio de Loyola compara la oración con el deporte para explicar en qué consiste su novedoso método de meditación:

«Así como el pasear, caminar y correr son ejercicios corporales, de la misma manera, todo modo de preparar y disponer el ánima para quitar de sí todas las afecciones desordenadas y, después de quitadas, para buscar y hallar la voluntad divina en la disposición de su vida para la salud del ánima, se llaman ejercicios espirituales».

Según Ignacio, la oración, como el deporte, precisa de ejercicios variados y diversidad de movimientos para mantener a la persona en sintonía

–o «en forma»– con la voluntad de Dios. Seguro que todo aquel que ha hecho deporte en serio alguna vez en su vida habrá sonreído al tropezarse con esta comparación entre el ejercicio físico y la vida espiritual. Ahora bien, estirando un poco la analogía, podemos preguntarnos: ¿también la oración y la práctica religiosa, al igual que el ejercicio físico, debe prevenirse frente a posibles lesiones?

Médicos y fisioterapeutas lo tienen muy claro: «Prevenir es curar», nos dicen, remitiendo al refranero popular para alertarnos del riesgo de lesiones.

«Los estiramientos son parte del ejercicio físico, no vale saltárselos». Si al ponerse en forma uno debe calentar, estirar bien e ir con cuidado para no lesionarse, al tratar de encontrar a Dios, ¿no deberíamos hacer lo mismo?

Te esperamos para hacer estos Ejercicios del 21 al 30 de julio en esta casa con el P. Gonzalo Ilundain ¿Te apuntas? Llama al teléfono 962861995 y reserva plaz ya!